Entrevista con José Masaveu en El Comercio

Tags:

Categories: Artículos

-¿Después de una década ensayando y elaborando distintos productos por qué han optado por dedicarse a la sidra de hielo?
-Porque consideramos que es un producto de futuro. Capaz de competir con los mejores vinos por su complejidad, potencial, longevidad…
-¿Qué sistema emplearán para la fabricación de esta sidra?
-El sistema tradicional. Para ellos usamos cámaras que congelan la manzana a -25º, luego fermentan en depósitos de acero inoxidables y posteriormente realizamos largas crianzas en madera para redondear el producto.
-¿Cómo surgió la idea de elaborarla?
-Desde mi punto de vista lo importante no es tanto la idea, sino las razones por las que decidí su elaboración y el equipo que seleccioné para su ejecución. Todo comenzó cuando probé otros productos elaborados mezclando mosto con aguardiente, pero no me convencían porque les faltaba, a mi entender, la complejidad y la categoría que buscaba. Posteriormente intenté aplicar alguna técnica de elaboración de los vinos de Jerez y de los vinos de Oporto. Por último caté sidras de hielo canadienses y me informé sobre su elaboración. Cogiendo un poco de aquí y de allí surgió, gracias al trabajo de nuestro equipo en bodega, nuestra primera cosecha 2007, que es excelente y cada año está mejor. La crianza en botella y los años la mejoran.
-¿Y cuáles son los objetivos de producción?
-Ser un referente en este producto, primero en España y luego en Europa. Poco a poco, marcándonos pequeños retos, pero a la vez ambiciosos.
-¿A qué mercados se van a dirigir?
-Mercado nacional, la Unión Europea, Estados Unidos, Suiza, Países Nórdicos.
-¿Cuál será la clave para competir con otras sidras de hielo de fuera de España, como la canadiense, con gran presencia en el mercado?
-La clave es la de siempre, competir en calidad, precio, diseño. Además, es un producto que podría denominarse ecológico, con las ventajas que esto conlleva. Respetamos la naturaleza utilizando productos para el tratamiento de los manzanos respetuosos con el medio ambiente y que están dentro de la agricultura integrada. No utilizamos herbicidas ni fungicidas químicos.

Seguir leyendo -> Entrevista publicada en El Comercio.